TORRE SAN CRISTÓBAL
*Publicado: “El Rascacielos que Lima Necesita.” Revista Casas, enero 2011, núm. 169, p. 10-12.
“Transforming Lima’s Slum with a Socially-Sensitive Skyscraper” [en línea]. Evolo Web, 30 nov. 2010.
En colaboración con Ángel Tenorio y Carlos Esponda | Cerro San Cristóbal, Rímac, Lima 2010

La desorganizada densidad que Lima presenta hoy en día es producto de 50 años del huayco migratorio y ha producido una serie de traumáticos desordenes urbanos que cualquier ciudad le gustaría evitar. La fuerza que ha movido a la gente a llegar a este punto es la desesperada necesidad de tener un pedazo de tierra, producto de profundas diferencias sociales.
El Cerro San Cristóbal ha sido siempre un icono para la ciudad, tanto para las culturas pre incas que lo tenían como el apu protector para cuidar su ciclo de vida, como para los españoles que aprovecharon esta visión para mantener subordinada a la población que acababan de invadir.
Hoy en día muestra un escenario muy distinto, se ha convertido el símbolo del abandono de una parte de la ciudad que creció espontánea y desordenadamente, esa ciudad que muchos no voltean a mirar, y que genera grandes brechas con serias desigualdades y falta de oportunidades. Estos barrios llamados urbano-marginales, vienen arrastrando serios problemas de precariedad de vivienda y servicios, desorden y desarticulación, cualidades básicas para una existencia digna justo en el medio de la ciudad. El enfoque de los proyectos que pretenden resolver estos problemas, han tenido impactos mínimos, mientras que vemos que en los países vecinos de la región, la inversión es mucho más grande, pues se ponen en estas zonas las mejores bibliotecas y los nuevos museos para que regeneren la trama a partir del impacto de su infraestructura.
Nuestro proyecto plantea el uso de una estructura vertical que conecte a través de puentes los diferentes y desorganizados niveles del cerro, aglutinando diversos servicios y habilitaciones públicas que completen las actividades diarias de sus habitantes, como educativas, recreativas y deportivas. Esto "liberará" la carga densa del cerro, añadiendo la posibilidad de generar más espacio público en las laderas. Las torres han sido tradicionalmente concebidas como un símbolo de poder, en esta ocasión se convertiría en el símbolo de una nueva manera de ver el desarrollo urbano, que busca hacerse un lugar en el debate en medio del tan publicitado boom arquitectónico, meramente dedicado al sector privado.
La propuesta plantea la idea de que los proyectos de interés social en el Perú deben atraer a los mejores diseñadores y buscar ser innovadores a través del uso de nuevas tecnologías y proponer nuevas soluciones arquitectónicas en torno a las barriadas, donde siempre se reduce la especulación debido a la idea de que no existen recursos.

Mónica Copaja -
Mónica Copaja -
Mónica Copaja -
Mónica Copaja -
share